Entre capas y sueños

(Por Cristian Yacuzzi) Al bajar del 115 en la parada de Plaza Montenegro ya puedo verlos. Un par de palomas revolotean a mi paso y el de tantos niños que corren por ser la tarde de sábado; para algunos, el primero luego de las cortas vacaciones de invierno. Subo los largos escalones del Centro Cultural Roberto Fontanarrosa y los tengo en todo su esplendor. Batman y Superman plasmados sobre los vidrios que custodian la entrada. Adentro se lleva a cabo la muestra “Batman & Superman, 75 años en figuras y coleccionables” y junta todos los “juguetitos” de tres rosarinos: Carlos Coca, Andrés Rodríguez Haro y Robert Helguera.
2014-08-09 17.23.43

“Papá! Papá!, es el que vimos en la tres pero más groso”, dice un nene a su padre señalando una imagen de Bane, uno de los más duros rivales que tiene Batman. Y en la pantalla que pasa segmentos de los programas de ambos héroes un hombre se contenta: “Es un pájaro, es un avión, … ¡es Superman!”. El hall se llena de personas que comparten la misma pasión. El avance hacia las distintas vitrinas es dificultoso, hay que esquivar un par de chicos con máscaras del hombre murciélago o de un colado Hombre Araña. Figuras de colección por doquier, todo se tiñe en rojo, azul y negro, aunque destaca el blanco ropaje en la escala de Marlon Brando en la piel de Jor-El (basado en la película de 1978), científico del extinto planeta Kryptón y padre biológico de Superman. Las estrellas del sector, pese a tener mucha competencia (irónicamente de ellos mismos), son los bustos de Batman y El Guasón/The Joker, el enemigo por excelencia del héroe creado por Bob Kane.

Bajando las escaleras, un Bombero Loco del héroe con la S en el pecho es la sorpresa de todos los grandes. “¿Quién no tuvo uno de esos?”, es la expresión más repetida en este entorno fantástico. Hay elementos de colección de todos los tamaños y tipos, todos con etiquetas de detalles y algunos con la firma de los artistas que los diseñaron a lo largo de los 75 años.

Los chicos de la era Playstation se detienen en la vitrina donde están las figuras del juego Batman Arkham City, cada una dentro de su respectiva cajita, sin descuidar el Batimóvil carting que está en el centro y delimitado por cintas. “¿Me das lugar para sacar una foto?”, me pregunta otro aficionado y apunta el objetivo de su cámara hacia el malvado Lex Luthor, con vestimenta rosada y verde, ese que inmortalizó la productora Hanna Barbera con los exitosos “Super Amigos”.

Me adentro más en la sala “Augusto Schiavone”, como si se tratara de la baticueva, sólo que todos los batimóviles, lamentablemente, son en escalas inferiores. Van apareciendo muchos cuadros de los justicieros, las personas se sacan fotos con la memoria de Christoper

Reeve, que bajo la identidad de Clark Kent, un simple reportero del Daily Planet, esconde al primer superhéroe de la historia de los cómics. Otros se asoman a ver los retratos de Adam West, el mítico actor que interpretó a Batman en la serie de finales de los 60. “Mirá que feo es ese Superman”, le dice un nene a otro confundiendo al kryptoniano con Bizarro.

La muestra tiene todos los condimentos, y nadie escapa de ella. Ni Robin, mítico compañero de aventuras del Caballero de la Noche, ni Muhammad Alí, quien enfrenta a puños a Superman en una de las vitrinas del fondo.
Se hace tarde y las puertas están por cerrar. Vuelvo al mundo de la realidad, aún con las capas volando entre mis sueños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s