Los poemas y su conexión con nuestra madre tierra

(Por Cristian Yacuzzi) Juan Cremona es un joven que desarrolla su vida entre Villa Adela y la localidad de Villa Ocampo. Finalizando el secundario, comenzó a escribir poemas y ya publicó algunas obras. 457025_3407319955025_713281987_o Este año apunta a sacar otro libro.

¿Cuándo comenzaste a escribir poemas?
– Yo comencé a escribir cuando iba a la secundaria, 4º o 5º año. En ese momento buscaba cosas para escribir, lo que surgía, pero cosas muy básicas. Luego con los años fui puliendo y hasta acá llegué (ríe).
Hasta el momento, ¿cuántas publicaciones has realizado?
– Tengo un libro del 2011 (El tiempo pasa), y participé en dos antologías, una de Villa Ocampo y la otra de El Dorado, Misiones. Y este año pretendo sacar un nuevo libro.
¿Se torna dificultoso lanzar libros en Villa Ocampo?
– Se complica un poco porque lo relacionado a la lectura no está muy difundido. Casi no hay apoyo del Estado, de ningún lado, para editar. Yo pude conseguir en Resistencia una imprenta que me lo hizo más económico de lo previsto, así que pude editar. Otras de las cuestiones es que no pude vender el libro a un alto precio porque al hacerlo por editorial se encarece.
¿Cómo es tu relación con otros escritores? Sumado a que se deben apoyar debido al poco apoyo del Estado.
– El año pasado se editó un libro con escritores de la zona que fuimos convocados por un diario de la localidad. Después de habernos juntado quedó una muy buena relación. Es difícil juntarse y hacer actividades porque cada uno está en lo suyo, y esto por algunos es tomado como un hobby. Ahora se cortó un poco el hecho de juntarnos, pero cuando alguien presenta un libro nos convocamos todos y tratamos de apoyar. Lo de Misiones sí está bien organizado, todos los años hacen una fiesta de escritores que dura tres días y analizamos proyectos y avances. Esa fue una muy linda experiencia.
Así como fuiste a Misiones, visitaste otros sitios del país. ¿Qué aprendiste y qué inspiraciones has encontrado en esos lugares?
– A mí me gusta mucho la naturaleza, y para mí es sumar conocimientos el visitar y conocer tierras nuevas, llenarse de vegetación, y luego lo voy usando en sus escritos. Tam1077456_10201115771449672_1182057593_obién está bueno relacionarse con escritores que no sean de la zona, porque te nutren, te dan otro concepto de la vida y te muestran esos lugares con mucha más experiencia. Esto nos alimenta en los pensamientos que volcamos al papel.
Algún lugar en particular…
– Bueno, justamente El Dorado, Misiones, fue un lugar particular. Misiones siempre tiene eso, yo fui dos veces a Cataratas y no sólo ahí, toda la provincia tiene mucha energía. Gracias a Dios pude conocer El Dorado, que es muy pacífico.
Contanos de tu participación en Querer, Creer, Crear…
– Es un gran emprendimiento de la provincia de Santa Fe que integra a muchas ramas del arte, tanto danza, cultura, canto y escritura. El primero se llevó a cabo en Villa Ocampo allá por el 2012. Y ahora ellos están realizando una antología con todos los escritores de la zona. Es un muy buen programa que nos dio mucho impulso a los artistas del norte para hacer muchas cosas. Gracias a este programa pude viajar a Carcarañá y Firmat y conocer a los escritores de allá, bailarines, todo te nutre. Es una experiencia que te permite ver cómo viven y se desarrollan no sólo los artistas sino las comunidades.
En tu facebook podemos observar varias publicaciones de pinturas, imágenes. ¿Cómo es tu relación con las otras ramas del arte?
– Creo que al que le gusta el arte se focaliza en todas las expresiones. La pintura, por ejemplo, me gusta mucho. Me gusta la danza, el canto, pero la pintura en murales me encanta. En el Querer, Creer, Crear realizado en cada localidad se pintó un mural donde yo también he participado.
¿Tenés alguna musa inspiradora aparte de la naturaleza?
– En mi caso las mujeres, siempre junto a la naturaleza producen algo, un gran impulso para mí. Antes se pensaba que era el sexo opuesto, hoy ya con la ley de Igualdad de Género podemos decir libremente que es el amor. El amor mueve… no sé si montañas, pero sí alas sinceras.

 

Pasado y memorias
En paralelo a su labor literaria, Cremona es militante por el Frente para la Victoria, retomando así el compromiso que, décadas atrás, marcó a sus padres, sobre los que recuerda: “Mis padres fueron militantes de las Ligas Agrarias en el norte de Santa Fe durante los años 70 y realizaban actividades en pos de mejorar la producción. La economía nacional comenzó a andar mal, los obreros comenzaron a realizar movimientos para mejorar los precios agrícolas. Luego llegó el gobierno militar, que no quería que la gente se juntase y discutiera sobre los precios de la cosecha o producción. Comenzaron a desarticular las organizaciones, en una de esas ocasiones persiguieron a mis padres, que debieron vivir dos años en cañaverales escapando y luego se exiliaron. Mi hermano nació en un cañaveral de la zona, mi hermana nació en España y yo nací estando mi madre en prisión domiciliaria en Villa Ocampo. Pasaron por Cuba, mis hermanos quedaron en una guardería/jardín donde asistían hijos de exiliados y ellos luego partieron a Europa. Hace poco se editó un libro (La Guardería Montonera) donde cuentan la historia de la guardería y son nombrados mis hermanos”.

¿Qué sentimientos te nacen con la aparición de nietos apropiados por la dictadura?
– Es una gran satisfacción, y lo que más simbolismo tiene es que es una lucha pacífica de abuelas y madres después de todo el dolor que pasaron.
¿Pensás que con tus hermanos pudieron haber pasado por lo mismo?
– No, yo creo que ese tema se tapó hasta los últimos años donde se pudo hablar con libertad. En mi casa nunca se tocó ese tema, como que fue algo que dejó muchas heridas en la familia. Cuando comenzó a hablarse más sobre esto mis padres pudieron hablar, fue algo tarde, pero por suerte pudieron expresarlo.
¿Qué descubriste en el mundo de la militancia y tu lucha social?
– Entre lo más importante está el compañerismo y el estar en contacto con gente que padece algún tipo de carencia, de no tener todos los servicios cubiertos, de hacer algo por esas personas. Pero eso escapa a los partidos políticos, la gente necesita que la escuchen y en base a eso poder llevarle alguna solución.
¿Crees que el país va por el camino correcto?
– Falta mucho, pero se van haciendo cosas. Quizás el problema de la zona, que somos “del interior del interior” es luchar contra lo centralizado. La cuestión va también por lo cultural, deportivo, educacional, porque la sociedad crece mediante esos factores. Si tuviéramos una estructura que garantice estas tres cosas construiríamos más fácil una región, una provincia y un país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s