Marcos Brugues: El otro mundo del automovilismo

Tras cosechar su experiencia en la Fórmula Bonaerense, buscará alcanzar
sus sueños de piloto. Forma parte de la grilla del Turismo Pista Clase 3.

(Por Alexis Santoni) Cualquiera ve a muchos deportistas del automovilismo en lo que pareciese una vida fácil: ser contratado,
dedicarse exclusivamente a correr, por los resultados, como un medio profesional, sin preocuparse de conseguir patrocinantes, el apoyo fundamental de cualquiera que decide ir por sus sueños de la velocidad.
Pero no es así para todos. Aquellos que están lejos de las grandes ciudades, viven a costa del amateurismo, de poder trabajar durante la semana para conseguir el dinero y ser parte de una carrera de autos. Desde un zonal, y poner mucho esfuerzo propio para avanzar. Este es el caso de Marcos Brugues. Un muchacho de San Nicolás que tras comenzar en el karting, pasó por la Formula Bonaerense zonal durante 5 años, y ahora trata de hacer sus primeras armas en categorías nacionales, y que combina con el trabajo en la empresa familiar. Una historia profunda de alguien que empezó desde abajo.

Así contó Brugues cómo fueron sus inicios en el karting: “Empezamos de chico, a los 5 años me subieron. Empecé a jugar, a hacer mi primera experiencia en el viejo circuito, donde está el club Ciclista ahora”. Y continuó: “A los 7 años, Jorge Fontana, tío de Maximiliano (actual piloto de Turismo Nacional) lo convence a mi papa de armar un karting, y cuando vamos a correr a Rosario, gano las dos primeras carreras en la categoría Infantil”.

Luego tuvo el paso en la 70cc mayores, en donde peleó el campeonato hasta la última fecha, pero no pudo conseguirlo en una competencia nocturna. Tenía la obligación de ganar la serie, pero lo exigió el motor y se rompió. Y en la final, tras un consejo de su padre de cuidarse en la primera curva, salió ileso, pero fue chocado en la siguiente curva y así se terminó una carrera para el olvido.

Tras esa experiencia, comenzó su paso por la Fórmula: “El salto no era lo ideal. Me hubiera servido mucho hacer un año de cajero 125cc, pero por una cuestión de costos nos salía lo mismo hacer un Fórmula que hacer un 125”. Con 14 años tomó la decisión de saltar al monoposto: “Estuvimos un año completo en armarlo, estuve un año parado y después con 15 años debuté en Fedenor (ente fiscalizador del zonal al norte de la Provincia de Buenos Aires), en la Fórmula Bonaerense 1100”, contó Brugues, quien luego pasó al 1400 tras la escasez de autos. Más tarde reconoció que la suerte para pelear de lleno por cosas importantes “estuvo esquiva”, con un equipo y motores a la altura de la punta, pero que por una cosa o la otra no se podía “redondear un buen campeonato”, pese a tener buenos resultados en algunas carreras. Algo que también expresó fue el tema de sus rivales, donde destacó a Andrés Parra, por ser “áspero” pero también “consciente”. Dijo que con el piloto de San Pedro se podía correr al límite pero siempre haciendo “maniobras espectaculares”. También elogió a Diego Matijasevich, en donde recordó una competencia en Colón que llegaron a estar 2 vueltas a la par y sin tocarse “ni un pontón”.

Después, tras unos años de aprendizaje, llegó el turno de su primera incursión en automovilismo nacional en el Turismo Pista: “En 2011 en La Plata, a mitad de año se hace una prueba con un Fiat Uno de Clase 2 de Ariel Ramírez. Jorge Brucelaria fue el encargado de gestionar todo”. Y luego, tras esa prueba, en la última fecha del campeonato, llegó su debut: “El 8 de diciembre corrimos una carrera de una hora donde largamos 32 y llegamos 12. Nos faltaba un poco de potencia en el motor, pero el chasis tenía un rendimiento muy lindo”. Aseguró además que tras la carrera se volvió conforme porque, por el nivel de la Clase 2, llegar entre los 15 era muy bueno.

Tras no conseguir el presupuesto para poder competir en el TP, continuó nuevamente en la Fórmula, la oportunidad se daría con una
prueba a fines de 2013, ahora con un auto de Clase 3. En dicha prueba, el Fiesta Max quedó a dos segundos del record de la punta, lo cual creaba buenas expectativas para arrancar el año de la mejor manera. Su debut lo hizo en Mar de Ajó, pista que no conocía, comenzó con 5 segundos de diferencia, y luegó se acercó a 3 segundos y medio y en carrera finalizó 18.

A pesar del buen pie, en la siguente carrera Brugues reconoció que “hubo problemas” con el equipo, al sentir que el auto no funcionaba “como debía”. Le pidieron a Emiliano González (campeón acutal de Clase 3) que lo probara. Su tiempo estaba a 4 segundos de la punta, cuando el nicoleño estaba medio segundo detrás. Esto convenció al equipo de reformar el auto, al cual apuntó que queda poco trabajo, mientras Gustavo Taranta (dueño del equipo donde compite) le prestó un Escort para que no estuviera parado. Luego dio su punto de vista de la categoría: “Desde 2011 hasta ahora evolucionó muchísimo en calidad de autos, de pilotos, de estructuras.
Esta carrera la transmitió Campeones por radio, además de Carburando por TV (dueño de los derechos). A nivel medios sirve mucho, porque a la hora de vender propaganda, sin difusión por más que la categoría sea buenísima, no termina de servir”. Un punto importante al que apuntó fueron los costos: “Subió un 500 por ciento a lo que se gastaba en el Fórmula. Por ser una categoría nacional, es la más barata que hay. Diría que la mitad de un Clase 2 de Turismo Nacional (NdR: expresó que serían unos 125 mil pesos por carrera)”.

Al hablar de su vida fuera de las pistas manifestó que esta “acostumbrado”. Que ha perdido tiempo con sus amigos, reuniones y
cumpleaños, pero que ahora lo toma como algo “normal”. Explicó que su grupo cercano sabe cómo es y le consultan todo, pero saben que si hay carrera, no se “suspende por nada”.

Finalmente, habló sobre el trabajo en la empresa familiar, dedicado al auxilio automotriz: “Se sigue con el auxilio. Es lo que sabemos hacer, desde los 5 años que ando arriba de una grúa, tratando de seguir con esto, que siga funcionando, brindar la misma imagen que se viene haciendo”. Y agregó el detalle que no utiliza ese dinero para correr: “El dinero del trabajo y del auto de carrera están separados. La empresa se maneja por un lado y el auto de carrera por otro, con publicidad. No se mezclan, es algo que trato de hablar con colegas y con gente que se quiere iniciar, que no pongan plata de su bolsillo, porque es la forma más fácil de fundirse”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s