Una mirada hacia el pasado

(Por Favio Montes) El frío de la media mañana del sábado 24 de mayo se fue disipando mientras la espera finalizó y se dio comienzo a una visita guiada por los lugares históricos más importantes de Rosario, donde se dio rienda suelta para retroceder en el tiempo y observar estructuras y sitios de importancia como la Plaza 25 de Mayo, el Palacio de Correos, la Catedral, el Palacio Municipal y el Monumento a la Bandera, con el Propileo y la particular historia de sus escalinatas.

Los primeros pobladores de la ciudad fueron inmigrantes oriundos de Santa Fe, que arribaron con vistas de escaparse de las amenazas de los indígenas, y se ubicaron en los alrededores de la Plaza 25 de Mayo, dando cuenta de quiénes prevalecían en ese entonces (Siglo XVII). Al igual que el puntapié inicial del recorrido, este sector fue muy importante dentro de la historia, ya que era el centro de las protestas sociales de la ciudad, y que con el correr de los años no ha perdido una de sus razones de ser, tal como pueden observarse los pañuelos pintados en el suelo, haciendo referencia a los encuentros que continúan desarrollando las madres de los 350 desaparecidos.

Imagen“Monumento a la Constitución”, en Plaza 25 de Mayo, vinculado históricamente a disputas sociales, políticas y económicas.

Un aspecto común es la ubicación del Palacio Municipal –al frente de la misma-. Su estructura se encuentra custodiada en la entrada por dos figuras de leones, lo que derivó en que se lo denominara “Palacio de los Leones”. A modo de reflexión sobre este edificio, y con una cuota de gracia pero de igual realismo, surgió la idea en el grupo de proponer que estos animales giren sobre su propio eje y empiecen a observar con mayor detenimiento lo que ocurre a diario en su interior…

Concluido ello, se procedió a visitar la Catedral y el Palacio de Correos, haciendo una breve descripción sobre las cinco etapas de construcción de la primera. Sin embargo, cuando las explicaciones y comentarios se hacían en la puerta de ingreso, todos los ojos se posaron en lo que ocurría en su interior: el bautismo a una pequeña niña, formando un contraste de sensaciones agradables con otras que causaron cierto lamento, por las dos señoras ubicadas en ambos lados de la entrada pidiendo algo de dinero.

Siguiendo con la Capilla, cumplió un papel muy importante en lo que devino al nombre de la ciudad. Cuando ésta era solamente una Parroquia, se trajo a Pago de los Arroyos (primera denominación) dos Vírgenes: de la Concepción y la del Rosario. Con el tiempo, la primera fue enviada a lo que hoy es Carcaraña, quedando en este lugar la Virgen del Rosario. Es por ello que este paraje pasó a llamarse Capilla del Rosario, luego Villa del Rosario y finalmente, en 1852, cuando adquiere el status de ciudad, pasa a denominarse Rosario, por lo que su nombre está muy relacionado a cuestiones religiosas. Si se trasladara esta situación a, al menos, cien años después de ocurrido, es probable que el común de la gente tuviera intenciones de que el nombre de la ciudad tuviera vinculación con lo deportivo, y el fútbol en particular…

A un lado de la Catedral se encuentra la primera escuela parroquial, y atrás de ésta, el primer cementerio de la ciudad, donde actualmente se encuentran los restos de los primeros pobladores, y se los recuerda con placas alegóricas; como así también se recuerda en el Propileo (a través de la llama votiva) a los restos de un soldado desconocido que murió en la batalla de San Lorenzo, y además a todas las personas anónimas que, día a día, fueron y continúan construyendo nuestro país.

Antes de culminar con la figura mayor de la ciudad, como lo es el Monumento a la Bandera, se realizó un ascenso “simbólico” a través de los escalones del mismo. Las escalinatas representan el ascenso, cuando alguien sube por ellas nota que al principio los escalones son más largos, y después se van haciendo cada vez más cortos y pronunciados; por lo tanto, el esfuerzo que se hace para llegar a lo más alto está relacionado al trabajo efectuado para lograr un estado nacional, al igual que lo hacía ese grupo de hinchas de Colón de Santa Fe en este mediodía a puro sol, a la espera del partido determinante ante Atlético de Rafaela, esperando que la llama de su equipo nunca se apague.

Imagen

Pasaje Juramento, con el Propileo y el Monumento a la Bandera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s