DE CLÁSICO, AFUERA Y ADENTRO, NO TUVO NADA

(Por Alexis Santoni)
Durante la previa era una fecha muy esperada por toda la gente y quienes siguen paso a paso cada uno de los equipos de la Liga Nicoleña de Fútbol. Regatas y Belgrano se encontraban nuevame
nte frente a frente, con ambas parcialidades en las tribunas y una promesa de salir a ganar, teniendo en cuenta que ambos pelean arriba en la tabla de puntos. Sin dudas, el color que se iba a imponer era prometedor. 

 Pero en la semana, el cambio de estadio llevó a la no concurrencia del público visitante, por lo que la fiesta, al no estar la gente de Belgrano, llevó notablemente a que sean otras las expectativas. A pesar de jugarse sólo con el público local, el estadio náutico lució con mucho colorido, bajo un sol radiante y un gran aliento de la hinchada ribera.

Desde un inicio, los cánticos fueron en gran cantidad que daba un marco de algo que se sería electrizante. Pero lo que ocurrió dentro de la cancha se contagiaba afuera, porque se apagaba lentamente, como el aburrimiento y las pocas veces que había alguna reacción de las tribunas. Solamente cuando Belgrano se quedó con 10 jugadores por la expulsión de David Becker sobre el cierre de la primera parte, hubo algunos insultos hacia el jugador.
Para la segunda parte, se esperaba un cambio en el partido por parte de la gente, que algo más de acción permitiera que el encuentro tomase otra dimensión. El aliento fue tomando forma y se disfrutaba como si fuese un verdadero clásico, aunque con el pasar de los minutos todo se iba disminuyendo y se empezó a transformar en suspenso.
Si bien Regatas dentro de la cancha aguantaba la presión y controlaba la pelota, cada llegada de Belgrano hacia el arco local ponía de pie a todo el estadio y despertaba el deseo que el gol contrario no llegase.
Lo que siguió en el complemento no cambió, tanto que algunos bostezos del público dejaban en evidencia lo malo de un trámite con tensión y poco juego dentro del campo. Ya con el partido a punto de finalizar, las alarmas se encendieron en las tribunas, cuando un claro penal no cobrado hacia la visita hizo respirar a todos, ya que hubiese significado un punto valioso perdido.
El final del encuentro dejó una desilusión entre los simpatizantes regatenses, que se iban desilusionados por no poder derrotar al eterno rival, ni tampoco por aprovechar a sumar puntos para pelear el torneo. Al menos, su equipo no perdió y podrán recuperarse en la próxima semana. Lo que sí quedó en claro fue una conclusión: ni afuera ni adentro de la cancha hubo sensaciones de un clásico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s