APOSTAR AL CRECIMIENTO

(Por Favio Montes)
Si bien el crossfit como actividad física es un hecho reciente que cada vez cuenta con más adeptos, no empezó como tal. Más aún, su origen, función y práctica es, al menos, distinta a la que imaginaríamos hoy en día al ingresar a un box. “La actividad nació en Estados Unidos en 2001 y su creador fue Greg Glassman, que hizo de tres tipos de ejercicios un entrenamiento, y lo implementó primero con la policía de Los Ángeles, y posteriormente con los bomberos y servicios de elite de los militares”, afirmó Ricardo Ayala, profesor de crossfit en el gimnasio Xifos de la ciudad.
 

De origen norteamericano, y con gran desarrollo también en Europa y Australia, su práctica engloba al cuerpo “como una unidad”, ya que pone a prueba “la mayor cantidad de músculos posibles en cada movimiento”. “La actividad en sí busca realizar ejercicios gimnásticos, de crossfit o de levantamiento”, completó Mariano Esquivel, otro instructor del box que funciona desde agosto de 2013.

Al exponer al máximo las capacidades físicas del cuerpo, es difícil no caer en el lugar común de compararlo con un ejercicio que pueda efectuarse con las herramientas de un gimnasio tradicional. A diferencia de ellos, en crossfit “no se usan máquinas”, ya que los ejercicios se realizan con el peso del cuerpo de cada persona, logrando evitar posibles lesiones provocadas por el accionar de un aparato de entrenamiento. “Además, tampoco hay una rutina –continúa Ayala- ya que se cambian los ejercicios y los pesos, logrando que la persona siempre realice actividades diferentes”.

En una ciudad tan influenciada por el fútbol, cuesta creer que una actividad que llegó hace 18 meses no pare de sumar seguidores y entusiastas. “Al gimnasio asisten entre 500 y 600 crossfitters”, remarcó Ayala, haciendo referencia a la gran difusión que está teniendo su práctica y enseñanza.

No existe una pauta que prive a las personas a desarrollar la actividad, y tampoco a dejar de practicarla una vez que se está en el ruedo. El crossfit es abarcativo, una especie de reunión o compromiso en el que se puede observar desde niños hasta adultos mayores, pasando por una óptima relación de hombres y mujeres que practican a la par, cada uno adaptando su entrenamiento a las propias exigencias físicas. Asimismo, una de sus mayores ventajas es que no sólo pueden llevarse a cabo asistiendo a un box. “Hay WODs (entrenamientos del día) que se pueden practicar estando de viaje, en tu casa o en el parque”, sintetizó Ayala.

Al no haber prácticamente descansos entre los ejercicios, éstos causan un gran desgaste de energía, por lo cual una adecuada alimentación pasa a tener un lugar de suma importancia para lograr recuperarse plenamente. En ese sentido, la alimentación que recomiendan seguir es la llamada “dieta de la zona” o “dieta paleo”, en la que se trata evitar que el cuerpo tenga picos de insulina, ya que está comprobado científicamente que ello deriva posteriormente en obesidad y otras enfermedades. “Nosotros estamos convencidos que con una buena nutrición no hace falta suplementar”, agregaron los entrenadores.

Si bien cada uno decide cuántos días por semana desea entrenar, el atleta con aspiraciones de llegar a participar en competiciones de gran magnitud dedica casi el 100 por ciento de su tiempo para tal fin. Así es como lo describe Esquivel, que ya se ha especializado en el tema a través de diferentes cursos, desde aquellos destinados a entrenadores hasta para estar en sintonía con el crossfit desde el papel de juez: “Mi entrenamiento comienza a la mañana temprano con sólo un ejercicio de fuerza, después cerca del mediodía practico una habilidad de gimnasia deportiva y realizo un WOD, más a la tarde realizo otra habilidad, a la tardecita también otro WOD y a la noche finalizo con otro ejercicio de fuerza”.

Siguiendo este punto, el atleta latinoamericano se ve obligado a luchar más de la cuenta para poder ingresar en los campeonatos internacionales. Un claro ejemplo es la clasificación para los crossfit games, que se desarrollan en Estados Unidos, en el cual sólo asiste un atleta latino por sexo, frente a la gran cantidad de plazas otorgadas a los competidores locales. A su vez, en menor rango, se encuentran los Open, que son competencias de cinco semanas y en el cual se realiza un WOD cada siete días, compiten crossfitters de todo el mundo y consiste en filmarse y subir el video a la página oficial y esperar a ser evaluado. En este caso, sí se permite la participación de una mayor cantidad de atletas de esta región. No obstante, Esquivel se vio esperanzado que en un futuro no tan lejano se otorguen más plazas a los latinos, ya que es una actividad que se encuentra en constante crecimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s